Hacer TFM

Cómo hacer el TFM en el menor tiempo posible y conseguir que el tutor ayude

En este artículo le contaremos la manera más rápida y efectiva de hacer el TFM por uno mismo(/a), incluso si no tiene experiencia previa en redacción.

Le llevará 5 minutos leerlo pero le podrá ahorrar decenas de horas, y le aseguramos que será el tiempo mejor invertido para el desarrollo de su proyecto, tanto si tiene pensado encargarlo como si lo quiere hacerlo usted mismo.

Si ha llegado hasta aquí, probablemente tenga pendiente presentar el TFM. Mucha gente se agobia, cada cual por un motivo: no tienen tiempo, su tutor no les contesta, etc. A continuación le damos 6 trucos para que su tutor le haga el máximo caso sin tener que regalarle un jamón, y que usted emplee el menor tiempo posible para realizar su TFM.

Índice del artículo (aconsejamos leerlo en orden)

☝ Paso 1: para hacer el TFM en el menor tiempo posible hay que buscarse a un aliado: el tutor de la universidad

Cuando sale el tema de conversación del TFM en los grupos de alumnos de las universidades, casi todos tienen ya asumido (erroneamente) que agobiarse forma parte del proceso. Piensan que el sentimiento de ansiedad es algo normal en el desarrollo del TFM. Piensan que es normal que el tutor pase de ellos. Piensan: "mi tutor en el fondo no es una mala persona", de lo que infieren: "por lo tanto si pasa de mí es para que aprenda a buscarme la vida".

Y nada más lejos de la realidad.

No hay que enrevesar las cosas: si su tutor pasa de usted, no lo hace de un modo paternalista para que aprenda a buscarse la vida, sino porque efectivamente, pasa de usted y de su TFM (tiene cosas más importantes y/o lucrativa que hacer, ya que a él la universidad le paga un plus de 0 € por tutorizar su TFM).

Y no hay nada malo en ello. Cada uno debe mirar por su interés y usted debe entender también los intereses del tutor: a ellos no les pagan ningún extra por tutorizar su TFM; es una nueva tarea que se les impuso con la Ley del Plan Bolonia (allá por el lejano 2010 que entró en vigor). A su tutor el único extra que le pagan es si publica periódicamente artículos en revistas científicas. No le pagan extras porque sus alumnos aprendan, ni porque le valoren como un buen docente, ni porque saquen buenas notas. Solo le pagan el extra por publicar artículos científicos (que nadie se lee luego por cierto).

Recuerde bien ese último párrafo, pues es la clave para darle la vuelva a la tortilla.

El sueldo de su tutor va a ser el mismo si tutoriza 20 TFMs que si no tutoriza ninguno. Le van a pagar lo mismo si usted queda satisfecho con la universidad como si una vez obtenido el título le gustaría desquitarse quemando la facultad (y humor aparte, ese es otro sentimiento que comparten muchos alumnos españoles… algo falla).

Ante este pasotismo por parte del tutor tenemos dos alternativas:

  1. Enfadarnos y escribir en Twitter cómo debería ser el mundo ideal.
  2. Aceptar el mundo académico tal y como es, buscar una solución para quitarnos el TFM de encima lo más rápido posible y ponernos a trabajar en algo con un sueldo decente para empezar a vivir medio bien.

·

Supongamos que ha elegido la opción 2.

Como decíamos anteriormente (y no lo volveremos a repetir para no ser pesados), a un profesor de universidad no le pagan un extra por hacerle caso a sus alumnos, ni porque estos aprendan más, ni porque sean capaces de pensar por sí mismos,ni porque salgan motivados, ni porque queden contentos con la universidad. Ese no es el objetivo de la universidad (y no diremos aquí cuál es porque no queremos extendernos, pero aquí tiene nuestra opinión no solicitada).

Pero hay una cosa por la que sí les pagan un extra: por publicar artículos en revistas científicas que nadie lee. Ahí es donde juega usted sus cartas.

Pongámonos en situación con un ejemplo: usted tiene que presentar un TFG de ADE. En principio le da igual que sea un tema que otro; solo quiere quitarse este yugo de encima para volver a tener tiempo y conseguir de una vez su título de Grado, aspirar a un buen empleo, un trabajo que no sea freír hamburguesas a 5€/h, etc. (en resumen: lo que queremos todos). Pero entre su situación actual y ese objetivo tenemos un problema: un tutor que no hace nada.

Hay tutores que empatizan con la situación del alumno y le echan una mano, pero la manera más eficaz de conseguir la ayuda del tutor es motivando su bolsillo.

(Y no, no consiste en sobornarlo).

Si un tutor tiene que presentar periódicamente artículos en revistas científicas, ¿por qué no les ayudamos?. Si por ejemplo su tutor de ADE pertenece a la cátedra de Dirección Estratégica, usted debería proponerle un trabajo de ese área. Si le propone un trabajo de Marketing o de Contabilidad, directamente le va a decir que no.

Yendo un paso más allá, no queremos solo el "ok" de ese profesor para que oficialmente nos tutorice, sino también su colaboración para que esa tutorización sea efectiva: queremos que nos oriente, que nos dé fuentes de información, que nos diga cómo espera que sea el TFG que preparemos y que nos diga si vamos por buen camino o no. Para captar el interés del tutor, lo que debemos hacer es proponerle un tema del TFG que coincida con alguna línea de investigación que esté llevando a cabo. Si por ejemplo usted ve en la página web de su universidad que las publicaciones de ese profesor (casi todos los profesores suelen tener una página donde vienen sus trabajos) están relacionadas con "la eficiencia y productividad de las empresas españolas", propóngale lo siguiente:

- "Buenos días Don Pepe. Tengo que presentar el TFM y me gustaría que usted me tutorizase. He visto que su cátedra es la de XX, y que su línea de investigación en publicaciones científicas es de YY. A mí me gustaría hacer el TFM de algo relacionado con YY, e incluso podríamos aprovechar para intentar publicarlo luego en alguna revista científica."

Lo interesante para ese profesor es la parte de "…e incluso podríamos aprovechar para intentar publicarlo luego en alguna revista científica". Al profesor se le encenderá la bombilla y pensará: ¡me hacen el trabajo gratis!

Es claramente una situación en la que ambos ganan: el tutor tiene su nombre en una publicación científica a la que apenas le ha dedicado tiempo (pues ha sido el alumno el que ha desarrollado el contenido). Esta persona se asegura la paga extra de la universidad por publicar la chorrada de turno en la revista científica (que por cierto, seguramente nadie aparte del editor se leerá). Por otro lado, el alumno tiene a una persona tutorizándole, que se preocupa de que el trabajo se esté haciendo bien, que no le va a poner obstáculos, le va a dar feedback y si lo hace bien le va a aprobar.

Primera prueba superada: ya hemos conseguido un tutor que no pase de nosotros (sin duda lo más importante en el TFM). 

Ahora que ya tenemos esta parte completada, pasemos a la segunda fase.

PD. Si por desgracia ya tiene el tutor asignado o el título del TFM acordado, siempre tiene la opción de encargárnoslo y despreocuparse: un especialista de nuestro equipo hará su TFM tal y como usted lo necesite (y por supuesto le iremos haciendo entregas periódicas, certificado antiplagio, etc.).

☝ Paso 3: cuando tenga el título, no empiece a hacer el TFM por el índice

La lógica nos dice que para hacer el TFM una vez tengamos el título claro, empecemos a confeccionar un índice.

En teoría parece lo más sensato: primero diseñamos la casa y luego la construimos. Primero definimos la cimentación, luego la estructura, luego las paredes, luego los suministros, luego el tejado y por último los remates. Con un TFG lo mismo, ¿verdad?

El problema viene cuando:

  • Hemos hecho los planos de una casa con piscina pero no tenemos excavadora. (En el TFM, queremos hacer una investigación cuantitativa pero no tenemos el software IBM SPSS).
  • En los planos hemos contemplado la instalación un sistema de domótica para el hogar pero no somos ingenieros. (En el TFM, queremos hacer un análisis DEAP pero no sabemos cómo funciona el programa).
  • En los planos hemos puesto que el salón tenga 100m2 pero no tenemos ladrillos suficientes. (En el TFM, queremos que un apartado tenga 15 páginas, pero apenas hay bibliografía de ese apartado).

Por tanto se cae en el mismo riesgo del apartado anterior: comprometernos con algo (en este caso un índice) y luego no ser capaces de desarrollarlo. La secuencia ideal para quitarse el TFM de encima en el menor tiempo posible es la siguiente:

  1. Buscar el título (uno con el que el tutor nos vaya a decir que sí)
  2. Comprobar que hay información acerca del título
  3. Ver de qué hay más información
  4. Centrar el TFM y los apartados en donde haya más información

¿Es esto engañar? No. Esto es ser inteligente y trabajar con lo que hay.

Al igual que nadie montaría un bar en una calle por la que no pase nadie, ninguna persona que se quiera quitar el TFM de encima rápido debería plantearse una investigación acerca de un tema sobre el que no haya información, independientemente de que la metodología sea Revisión Bibliográfica, Investigación o Proyecto Técnico (y sobre todo si es Revisión Bibliográfica).

Si por ejemplo estamos estudiando Biología, nuestro tutor de la universidad es experto en animales marinos y vemos que en las bases de datos hay mucha información acerca de los calamares africanos (eso sí: información científica, no divulgativa), le propondremos el título acerca de los calamares africanos, y luego confeccionaremos una estructura a partir de la información que vayamos leyendo. Si por ejemplo el 80% de la bibliografía que encontramos es acerca del sistema digestivo de esos calamares, trataremos de enfocar el trabajo (y el índice) en el sistema digestivo, justificando la importancia del sistema digestivo en un calamar (ojo: no hay que justificarlo escribiendo que es "de lo que más información he encontrado"…).

Resumiendo este apartado: hay que adaptar el contenido del TFM a lo que haya, no al revés. Por supuesto se puede hacer al revés (y es lo más "científico"), pero cada acción debe ir acorde al objetivo:

  • Si su objetivo es hacer una investigación top acerca de un tema en concreto, tiene mucho tiempo y quiere dedicárselo al TFM porque le apasiona, adelante, lo respetamos. De hecho muchos de los que trabajamos en TrabajosFinDeGrado.es hacemos investigaciones serias para revistas científicas en las que nos tiramos más de 1 año investigando.
  • Si su objetivo es quitarse el TFM de encima con el menor sufrimiento posible (que es de lo que trata este artículo), no vaya a contracorriente: adáptelo a lo que haya.

PD. ¿Tiene ya la estructura aprobada y se le hace cuesta arriba? ¡contáctenos!

☝ Paso 5: no pierda el tiempo con software para la bibliografía. Hágala a mano.

Otro aspecto donde detectamos que muchos clientes han perdido su tiempo es en el tema de la bibliografía. Cualquier TGM necesita que su contenido esté referenciado según la normativa aplicable a cada caso. Las más habituales son:

  • APA 7ª Edición por defecto (sobre todo en ciencias sociales).
  • Vancouver para ámbito sanitario.
  • Chicago para humanidades.
  • UNE-ISO 690:2013 para temas normativos.
  • Harvard en algunos temas de empresa.
  • etc (hay muchas más, pero no viene al caso poner todas).

Cada una de ellas tiene su normativa propia, que no ponemos aquí porque las podrá encontrar en Google fácilmente.

Lo que queremos aconsejarle es que no utilice programas para gestión bibliográfica tipo Zotero, BibMe o EasyBib.

¿Es porque no valen para nada?

Tampoco es eso… es simplemente porque un TFM de 6 créditos ECTS (que son la mayoría) suele tener una media de 40-50 referencias bibliográficas, y a usted le llevará menos tiempo aprender cómo se referencia adecuadamente en su normativa y citarlo a mano, antes que ponerse a averiguar cómo funciona el programa, cómo se integra con Word, rellenar todos los campos para cada referencia, etc. (aparte que tampoco le librará de aprender cómo se cita en su normativa).

Utilizar Zotero puede quedar muy pro, pero volvemos al tema de siempre: de lo que se trata aquí es de hacer el TFM en el menor tiempo posible y aspirar a la máxima nota posible, y para eso no hace falta Zotero.

Por supuesto nosotros sí utilizamos Zotero y otros gestores bibliográficos para muchos trabajos de nuestros clientes, pero porque es nuestra profesión y hacemos cientos de TFM/ (le sacamos rendimiento al tiempo invertido en aprender a usar el programa).

PD. Si necesita que nos hagamos cargo de su proyecto, por supuesto no se tendrá que preocupar tampoco por las referencias bibliográficas, ya que todos los trabajos los hacemos según la normativa aplicable de cada cliente (APA, Vancouver o la que sea), ya sea con Zotero o a mano (como nos diga el cliente).

☝ Paso 6: haga el TFM con antelación, que no le pille el toro

El trabajo está pensado para que el alumno le dedique de 3 a 6 meses. Según la carga de créditos ECTS, los hay de tres tipos: de 6, 9 y 12 ECTS. Cada ECTS son en teoría 25h de trabajo, por lo que el TFM debería llevarle un rango de entre 150 y 300 horas de trabajo (en teoría).

La realidad es que son muchas más.

Lo de los créditos ECTS queda muy bien sobre el papel porque la universidad está justificando burocráticamente un dinero (el pago de la matrícula está vinculado al nº de créditos), pero nunca coinciden con la realidad. Por supuesto que una persona con experiencia previa en redacción de TFGs podrá desarrollar un proyecto de 6 ECTS en 150 horas (y en menos también), pero un alumno que en la mayoría de los casos ni siquiera sabe de memoria cómo se cita en APA (que es algo básico básico), tardará muchas más de esas 150-300 horas.

¿Nosotros tardamos menos porque somos más listos?

No (hay compañeros que sí, pero no es mi caso), es porque cada uno llevamos ya una media de entre 50 y 150 proyectos redactados desde 2014 que empezamos a dar este servicio. ¿Se ha vuelto usted un experto en montar muebles del Ikea? Si es así, ya sabe de lo que hablo…

La realidad: para hacer un TFM medio bien, un alumno sin experiencia deberá dedicarle de 3 a 6 meses, de 3 a 4 horas de lunes a viernes. Eso hacen un total de 480 horas. Si el TFG es de algún grado más complicado como alguna Ingeniería, ese tiempo puede multiplicarse fácilmente por 2 o por 3.

Ahí es donde mucha gente ve la rentabilidad de encargarnos el TFM incluso si tiene tiempo y lo puede hacer por su cuenta: un TFM cuesta X (pongamos 500€ por ejemplo), pero se ahorran más de 400 horas de trabajo. No les sale a cuenta trabajar a 1,25€/h, por muy cómodos que estén en el escritorio de su casa.

Si aun así usted prefiere hacerlo por su cuenta, recuerde: empiece al menos 3 meses antes de la convocatoria (lo ideal son 6).

PD. Si se está quedando sin plazo o no le apetece trabajar en su TFG para ahorrarse 1€/h, recuerde que siempre puede dejarlo en nuestras manos y despreocuparse del proyecto: uno de nosotros (el especialista que corresponda a su grado) se encargará de todo y le irá haciendo entregas parciales.M

¿Qué le ha parecido la guía?

Esperamos que tras esta breve lectura tenga las ideas algo más claras. No hemos querido hacerla muy extensa para mantener la promesa que le hicimos al principio de que se lee en 5 minutos, pero le dejamos más material para que siga profundizando en otros aspectos también relacionados con su TFM, por si le interesa alguno:

lll➤ Las Preguntas más Frecuentes de las personas que contactan con nosotros

lll➤ Cómo calcular el coste de un TFM

lll➤ Otros consejos, esta vez no para hacer el TFM, sino para la hora de defenderlo en su universidad

Y si está pensando encargar su TFG porque no tiene tiempo (o ganas, o las dos cosas), aquí puede ver los testimonios de otros alumnos que hace unas semanas estaban en su misma situación, o directamente pedirnos presupuesto para su proyecto.